Desde Vilken sabemos que decantarte por un sistema de calefacción, entre todos los que hay en el mercado, puede dar vértigo. Son muchos los factores que hay que tener en cuenta antes de tomar la decisión, y de ella dependerá, en gran medida, el precio de tu factura energética. 

Antes de saber cuáles son las opciones por las que puedes optar, tienes que haberte planteado las variables de las que dependerá la instalación. Por ejemplo, no es lo mismo calentar un estudio de 50 metros cuadrados que un chalet en la montaña.

Por eso, el primer paso es conocer tu vivienda: ¿Qué tamaño tiene? ¿Cuándo se construyó? ¿Cómo es su aislamiento? ¿Mantiene bien el calor en invierno y el frío en verano? ¿Cuánto tiempo pasas dentro de ella? ¿Cómo es el clima que la rodea?

Todas estas preguntas afectarán el tipo de calefacción que quieras instalar en tu hogar. Para acabar de afinar la respuesta, toca estudiar las características de los sistemas disponibles. ¿Cuál es el precio de la energía que usan? ¿Cómo se prevé que evolucione en un futuro? ¿Requieren mantenimiento periódico? ¿Son peligrosos? ¿Son sencillos de instalar? ¿Requieren obra? ¿Estoy dispuesto a hacer yo la instalación? ¿Son respetuosos con el medio ambiente? ¿Existen subvenciones disponibles para la tecnología?

Ahora, con los precios de la luz y del petróleo disparados, un conflicto armado en Europa sin vistas a un final inminente y una inflación rampante, el ahorro energético debería ser una de las prioridades de cualquier hogar. Y, aunque sabemos que estamos publicando este post en agosto, ‘el invierno se acerca’. 

Verano es el mejor momento para pensar en el sistema de calefacción que queremos tener operativo en nuestro hogar en invierno, y estos son los más fáciles de encontrar en España. 

Caldera de gas natural

Es el sistema más utilizado en España, ya que permite calentar con facilidad y rapidez viviendas, sin importar su tamaño, a través de un circuito de agua caliente y radiadores en las habitaciones que se quieran calentar. 

Este es especialmente rentable en climas más fríos porque mantiene el calor de una forma fácil —hablando comparativamente con otros sistemas de aire—, no es especialmente caro y es duradero. Como inconvenientes, requieren un mantenimiento y limpieza periódicos, porque de lo contrario pueden ser peligrosos y es posible que la vivienda no tenga acceso al suministro de gas natural.

Caldera de gasoil

Es un sistema que está cada vez más en desuso, pues es más contaminante que las calderas de gas y la Unión Europea cada vez es más severa con las restricciones de emisiones. Sin embargo, tienen un gran rendimiento calorífico, son de las más sencillas de instalar y sirven en los lugares en los que no llega el suministro de gas. Como inconveniente, dependen del precio del diésel.

Calderas eléctricas

Estas calderas calderas no utilizan un combustible para calentar el agua, por lo que no hay riesgo de fugas o explosiones. Tienen, además, muy poco mantenimiento, pero requieren más energía que las calderas de gas natural, por lo que el coste total es mayor. Son útiles para viviendas sin suministro de gas que usen poco la calefacción, ya que son caras a la larga. 

Aire acondicionado

Los sistemas modernos de aire acondicionado cuentan con la capacidad de expulsar aire caliente. Son relativamente eficientes, pero el aire que expulsan es seco, por lo que puede ocasionar molestias respiratorias si se usan a menudo. 

Son útiles para calentar puntos concretos del hogar pero es difícil propagar la temperatura a otros puntos de la casa —si se quiere usar una instalación grande con conductos, será necesario hacer obra—. El mantenimiento es bajo, ya que solo requiere limpiar los filtros periódicamente. Son una solución interesante para viviendas pequeñas y sin muchos cuartos que vivan en zonas con temperaturas suaves. 

Bomba de calor

La bomba de calor es uno de los sistemas más eficientes y que más ha avanzado en las últimas décadas. Estas extraen la energía gratuita de un medio frío —si proviene de la tierra, el agua o el aire se llaman geotermia, hidrotermia y aerotermia, respectivamente— y la introduce en el hogar a través de suelos radiantes o radiadores

De los tipos disponibles, la geotermia es la más eficiente, ya que su temperatura es baja y estable, pero también supone la instalación más cara de todas. Por ello, en España, que es un país con climas mucho más templados que, por ejemplo, Alemania —la diferencia en poder adquisitivo también es evidente—, se opta normalmente por la aerotermia. 

En Vilken somos expertos en todos los sistemas de calefacción que existen en el mercado y de todos los avances que se están llevando a cabo. Nos dedicamos a hacer instalaciones diarias, por lo que conocemos bien lo que mejor se ajusta a tus necesidades. Si tienes dudas, ¡contacta con nosotros!