--> Aerotermia con radiadores ¿es posible? | Vilken

La aerotermia es una solución de climatización comparativamente más moderna que las clásicas calderas de gas con radiadores, y una que le gusta especialmente a la Unión Europea por su alta eficiencia energética y su cualidad de respeto con el medio ambiente.

Las bombas de calor con las que funciona la aerotermia extraen su energía del propio aire, que comprimen o expanden para alcanzar la temperatura. Así, pueden suponer un ahorro en la factura eléctrica de hasta un 70% sin emisiones de CO2 a la atmósfera. Además, esto les permite funcionar en temperaturas extremas y conectarse al circuito de agua de un hogar.

Inconvenientes de la aerotermia en comparación con las tradicionales calderas de gas:

  • Por un lado, la forma más eficiente de transmitir su calor es a través de suelos radiantes, una solución muy agradable a la hora de climatizar una estancia, pero que requiere una obra considerable para su instalación.
  • la aerotermia puede calentar el agua hasta el entorno de los 60 grados, ideal para duchas, pero algo insuficiente para los clásicos radiadores que trabajan de manera más eficiente cerca de los 80 grados. Usar una bomba de calor para que un radiador de hierro alcance su temperatura idónea supone exigir demasiado al sistema y desaprovechar la eficiencia energética por la que se instaló.

El motivo de querer usar radiadores se debe principalmente a no querer llevar a cabo la obra que suponen los suelos radiantes. Entonces, existen dos opciones: o instalar una bomba de calor de alta temperatura que pueda abastecer de agua lo suficientemente caliente como para que el sistema sea eficiente –esto supone, lógicamente, un mayor gasto energético– o instalar radiadores de baja temperatura.

Estos, como su nombre indica, necesitan menos potencia para alcanzar su punto de funcionamiento y trabajan en torno a los 40 grados. Su gran ventaja es que permiten un ahorro importante en lo que a la factura de la luz se refiere y también tienen un circuito que necesita menos agua.

El problema es que tardan más en alcanzar la temperatura deseada para una estancia, aunque están apareciendo soluciones cada vez más modernas, que incorporan ventiladores para agilizar la transmisión de aire caliente por el hogar.

Sin embargo, por su relativa novedad en el mercado, este tipo de radiadores son más caro que los convencionales y su precio puede rondar los 200-300 euros por unidad, sin contar la instalación. Aquí es importante analizar el tamaño de la vivienda y las necesidades de climatización para averiguar si es más interesante una bomba de calor de alta temperatura con radiadores convencionales o una bomba más eficientes, con radiadores de baja.

Si tienes dudas sobre aerotermia y sistemas de calefacción, ponte en contacto con nosotros, somos expertos en climatización y sistemas renovables.